Installaciones Del Arte
Comer rápido, comer lento, ...
El mundo, su muerte y el ...
Cestas Asiaticas
El baile de las gabardinas ...
Gansos en el cielo y ...
El ser humano y su cerebro
El baile de las gabardinas de colores

Cuando yo las veo colgando así, sin emoción, sin nporvenir o felicidad, sin libertad. Solamente multicolor y estrecha, junto con compañeras de infortunios, casi siempre en el armario o en el sotano encerradas en un bolso. Cuando yo la veo a usted y a mi y a todas las otras colgadas aqui, quiero preguntarle a mi vecina mas cercana: “Porfavor ¿ el proximo baile para mi, Madam?”  Oh si, susurra ella todavia mojada y arrugada casi aterrada por el frio.

Y se deslizan, acentuando sus torpes, anchos y poco ondulados hombros bajando de la percha hasta la sala. Otras gabardinas de colores las siguen. Pendulando del viento que entra por las ventanas abiertas, se olvidan de si mismas. Pendulando flotando en el aire, rotando, subiendo y bajando entran en trance con la musica de la lluvia. El trance de la felicidad, de la lluvia y de la danza.

Gotas de lluvia, como hojalata y cristal, que se pierden en la noche, tocan el ritmo. El viento, el roce de las ramas en las ventanas, el crujido de las hojas, el murmuyo del agua, forman la orquesta. Oh, Monsieur  dice Madam: la lluvia es nuestra alegria, nuestra libertad, nuestro aliento y el ser. Nos sacan del guardaropa oscuro y nos llevan a las grandes fiestas del mundo.
Oh, si, se dice Monsieur bamboleando de felicidad, pero la lluvia termina y no se escucha ningun compás más. La fiesta se terminó  y la humanidad camina a casa. El sueño se frustró y Madam y Monsieur son enrrollados y se pierden en bolsas de plastico en la oscuridad, en la nada.

 

Copyright © 2007-2012 Restaurante Bamira, alle Rechte vorbehalten. Haftungshinweis | nach oben ...